viernes, 25 de febrero de 2011

Kyoto


Kinkaku-ji: el Pabellón Dorado, en Kyoto.
Se encuentra en el interior del recinto del templo Rokuonji, construido en el periodo Kamakura (1185-1332) como casa aristocrática y convertido en templo budista en 1422. La segunda y tercera planta del Pabellón están completamente revestidas con pan de oro, con la idea de reflejar la aspiración dinástica de Ashikaga Yoshimitsu, el shogun que tuvo a Rokuonji como casa de campo hasta su muerte, en 1408.
Como ocurre con tantas maravillas de Japón, lo que vemos hoy día no es el Pabellón original. Éste ardió por completo en 1950 y en 1955,con escrupulosa fidelidad, se acabó de reconstruir.
Quizás la que ven arriba sea la imagen más emblemática de Japón, la que más se asocia a este país.

Día lluvioso. A orillas del lago que contiene el Pabellón se agolpan centenares de curiosos que, como yo, cámara en ristre,se disponen a elevar su cotización como estampa representativa .



Ay,Kyoto...
El otro día, contemplando en el blog de Carol una imagen del Pabellón, caí en la cuenta de lo poco que les he contado de esta ciudad inolvidable.
Intentaré subsanar este error en próximas entregas.

5 comentarios:

Viola Tricolor dijo...

Qué corto se hace el vídeo. En Japón hace sol ¿? tengo la sensación de que siempre llueve o está gris. Es una maravilla. Me relaja ver esos templos. Dan sosiego y paz.
Muchos besos.

Jose Luís dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
J Luís dijo...

Hola, Viola. Sí, claro que hace sol cuando toca. De hecho, en Japón las cuatro estaciones están muy marcadas y delimitadas. En cuanto al video cortito, es lo que tiene hacerlos con cámara de fotos, que a la que te descuidas te quedas sin memoria

Carol dijo...

Q afortunado eres por haber podido verlo con tus propios ojos, espero mñas entradas de Kyoto, quiero conocerlo más, aunque de momento no pueda ser en persona. Muchas gracias por tus palabras en mi blog. Un abrazo

J Luís dijo...

Descuida, Carol, que habrá mas entradas sobre Japón y Kyoto. Ojalá tengas la oportunidad de viajar allá y disfrutarlo.