domingo, 26 de diciembre de 2010

Mis discos de 2010 (2)

2010 ha sido un gran año para la música negra. Muerto y enterrado el R´n´B como género portador de conciencia y negritud, sólo nos quedaba el hip hop y el soul .Y eso es lo que ha habido, así que repasemos lo que de bueno ha dado el año que acaba

Erykah Badu: "New Amerykah pt.2 (Return of the Ankh)"  
(Motown, 2010)  


La primera parte de "New Amerykah..." no me gustó nada. Aunque era de agradecer la vocación experimental, la realidad se traducía en un indigesto coctail de elementos dispares y poco atractivo. Afortunadamente, Erykah corrigió el tiro para la segunda parte, entregándonos un trabajo a la altura de sus dos primeros discos. Recurriendo a su infeccioso y cálido sonido groove, hecho a la vez de sabiduría, historia y talento, la Badu lo utilizaba como base para una estupenda colección de canciones sexys ("20 feet tall", "Turn me away"), cimbreantes ("Gone baby don´t be long"), impregnadas de negritud ("Umm,Hmm", "Love"), y no exentas de compromiso ("Agitation"). Para muestra, su primer single, "Window seat", donde se hace asesinar desnuda en el mismo lugar que J.F. Kennedy 


Janelle Monáe: "The Archandroid"
 (Bad Boy-Atlantic-Warner, 2010)

Ha sido la sensación del año, y, si no se tuerce nada, lo seguirá siendo en los venideros. Viene apadrinada por dos pesos pesados de la escena negra americana, Big Boi y Sean "Diddy" Combs, grabando sus discos en el sello de éste último, Bad Boy Records."The Archandroid" es un disco conceptual, concebido como un producto perfecto de laboratorio, conjugando tradición y modernidad, para escuchar de una sentada, con Janelle desarrollando una historia acerca de Cindi Maiweather, un androide femenino dispuesto a cambiar un mundo injusto muy parecido al Metrópolis de Fritz Lang. Todo ésto a traves de 18 cortes musicales que pican de todos los palos posibles, imaginables e inimaginables: soul, pop, folk, suites sinfónicas, musical, psicodelia, funk, rock, swing, r´n´b,etc...
Digamos también, para acabar, que Janelle sólo tiene 24 años de edad y canta como los ángeles.

Quizá toda esta parafernalia, aunque justificada, no les diga nada a ustedes.Es más, a mí me desconcierta la secuenciación de temas en algunos momentos, la presencia de otros me chirría y alguno ("Make the bus", junto a Of Montreal) ni lo habría incluido. Pero a pesar de todo eso, "The archandroid" sigue siendo uno de los mejores discos de música negra de la década. En la primera mitad vamos de acierto en acierto ("Dance or die", "Faster", "Locked inside", "Cold War", "Tightrope") a traves de una visión enciclopédica revisada de la música negra; en la segunda, una vez despejados los estorbos, sobresale la Janelle cantante, esa que igual recuerda a Minnie Riperton que a la mejor Beyoncé, y que se luce en preciosidades de la talla de "Oh Maker", "Neon Valley Street", "57821", "Say you´ll go" y "BaBopByeya".


Cee Lo Green: "The Lady Killer
(Elektra, 2010) 

Cee Lo Green era, hasta hace poco, y a pesar de contar con par de discos a su nombre bajo el brazo, el cantante de Gnarls Barkley, los artífices del megahit "Crazy".Tras el éxito planetario de "Fuck you", Cee Lo ya puede aspirar a ser reconocido por su nombre artístico y más después de haber entregado un disco tan excepcional como "The Lady Killer".
Concebido como la banda sonora para un seductor, "The Lady Killer" impone por la cantidad apabullante de dianas que atesora. Cee Lo ha imaginado un planeta soul a su antojo y lo ha musicado, en ocasiones como pop sixties, de forma exhuberante y apasionada. De "Fuck you" no voy a decirles nada ya que dudo que a estas alturas no la conozcan, "Bright lights, bigger city" remodela la base de "Billie Jean" y se convierte en un trallazo de AOR disco, "Wildflower" abre la impagable ristra de temas ("Satisfied", "I want you", "Cry baby", "It´s OK") trotones, orquestados con cuerdas y vientos sobre los que Cee Lo sienta cátedra como cantante con su falsete glorioso, en una suerte de pletórico soul retroeurovisivo superatractivo.
En "Fool for you" rescata al gran Philip Bailey (de Earth, Wind & Fire) a los coros, y cuando decide incluir una versión sorprende con "No one´s gonna love you " de Band of Horses. Y aún hay más tinta en el tintero...En fín cuando hablamos de mainstream, o de indie, o de lo que sea, ojalá lo hicieramos siempre desde la perspectiva de discos tan completos y disfrutables como éste. 



The Roots : "How I got over"
(Def Jam, Universal-2010)
 The Roots & John Legend: "Wake up!"
(G.O.O.D-Columbia-2010) 

2 nuevos discos para el año en que el talento de The Roots ha sido aplaudido mayoritariamente.
No deja de ser injusto que gran parte de la celebración que provoca "How I got over" venga dada por la presencia de estrellas de la escena "indie" como Joanna Newsom, Monsters of Folk o Dirty Projectors. Personalmente, me parecen los temas más anecdóticos y distraen de la fuerza, el poderío y la implacabilidad con la que dejan discurrir sus canciones en compañía de sus raperos. De sonoridad 70´s, elegante y robusta ( esto puede gustar al fan de Curtis Mayfield como al de Sade), sobre la que los raperos de la casa (básicamente Black Thought y Dice Raw) declaman con criterio y sin aspavientos sobre la necesaria toma de conciencia en tiempos tan ásperos. Para la historia, la trilogía "Radio Daze", "Now or never" y "How i  got over": canciones como una casa, sonando como un tren, haciendo pensar como un manifiesto.El disco de rap ideal para concienciar a quien no le guste todo el rap

John Legend aparece sampleado en una de las canciones de "How I got over"; en otra ("The fire") lleva la voz cantante. Tras la victoria de Obama, quedó fraguada la base de "Wake up!", este proyecto en el que The Roots sería la banda, John Legend, voz y pianista, el solista, para enfrentarse a un repertorio compuesto de himnos de la lucha por los derechos civiles. Legend está pletórico, como si por fín hubiera encontrado el camino (el tercer disco de su carrera, "Evolver", nos lo dejaba en un callejón sin salida). ¿Y el repertorio? excelso. Temas de Gaye, Marvin Hathaway, Harold Melvin & the Blue Notes, que reciben una inyección adicional de energia gracias a The Roots, y a los que Legend se enfrenta como si le fuera la vida en ello. Supongo que no tardará en incluirse en posteriores ediciones la incandescente versión del "Wake up!" de The Arcade Fire, como recordatorio de que la lucha sigue.



Aloe Blacc: "Good things"
(Stones Throw-Nuevos Medios,2010) 

Segundo trabajo del ex-rapero de Los Angeles,de origen dominicano,aquí apostando por el soul de veta clásica.Para él ha contado con el equipo de producción y de músicos de Truth & Soul al completo, los mismos que el año pasado arroparon a Lee Fields en el espléndido "My world".
Si bien en aquel se mostraban fieros y magnéticos, en éste están como constreñidos, aplacados a la bonita pero suave voz de Aloe. A destacar "I need a dollar", "Politician", "Hey Brother" y sus guitarras wah-wah, la versión del "Femme Fatale" de The Velvet Underground, o "Miss Fortune", con su guitarra caracoleante y su órgano reggae. 
"Good things" es un disco bonito y apreciable, y se agradece la apuesta por estos sonidos hoy día, pero es de esperar en el futuro más garra por parte de Aloe.Talento no falta.


Big Boi: "Sir Luscious Left Foot: the son of Chico Dusty"
(Def  Jam-Universal, 2010)

Hablar de Big Boi es hablar de uno de los cerebros privilegiados en la órbita de la música negra  de la última década y media. Junto a André 3000 dió forma, desde Atlanta, a Outkast, el último gran grupo negro, auténticos genios de la música que rompieron todas las barreras estilísticas y de producción habidas y por haber a la hora de confeccionar su compota negra.
Tras la publicación de "Idlewild" (2006) ( en donde cantaba 3 temas un descubrimiento de Big Boi llamado Janelle Monáe) el dúo tomó sendas separadas. No sabemos todavía nada de André, pero Big Boi comenzó a preparar el disco del que les estoy hablando y lo publicó a mediados de 2010. 
"Sir Luscious..." consta de 15 temas, y básicamente se disfruta como un caleidoscopio pop sonoro en el que cada canción asoma como un mundo nuevo con ideas propias. Acabado de lujo, electrónica inventiva, multitud de gimmicks, y varios temazos pop con los que salpicarlo: "Daddy fat Sax", "Follow us" (con telegráfico riff de guitarra a lo Nile Rodgers), la deliciosa "Be Still" (cantada por Janelle Monáe) y la irresistible "Shine Blockas", un temazo construido sobre un sample de Harold Melvin & The Blue Notes que por sí solo ya justifica la compra del disco. Ahora, a esperar que mueva ficha André 3000. 


Kanye West: "My beautiful dark twisted fantasy "
(Roc-A-Fella-Def Jam-Universal, 2010)

Parece ser que no puedes ser un gran rapero si no eres fanfarrón, egoista, misógino, machista, racista, fantasma... la imagen del hombre de éxito según MTV, por lo menos ese es el modelo que nos llega y que rápidamente adoptan colectivos de jóvenes urbanos en cualquier país del mundo. Claro que si eres un gran rapero, un gran productor, tienes conciencia crítica social y política, además de todo lo anterior, y encima utilizas tus letras como diván de psicoanalista donde exponerlo todo sin tapujos  la cosa adquiere otra consideración. Kanye West es, junto a Jay-Z  (y quizá Eminem y 50Cent) la cima mercantil del hip hop.
Pero si añadimos creatividad y talento a la ecuación hay que dejarlo sólo en la cima (sí, para mí Jay-Z es un gran negociante que tira y vive del talento de los demás).
"Mi bella fantasia retorcida y oscura", su quinto album es una apabullante demostración de talento libre. Megalómano, desaforado, derrochador, ha convertido grandes canciones en monumentos a la estupidez y la conmiseración, lo que ha acabado dándoles poliedricidad y el márchamo de clásicos de nuestro tiempo. En "Dark Fantasy" parece que cante Jon Anderson, de Yes; "Gorgeous" transita con una guitarra emponzoñada que la atraviesa de punta a punta; "Power" es otro de sus temas bigger than life y aúna tribalidad y emotividad; "All of the lights" es una gran fanfarria, con una base pelotuda y con una gran Rihanna a los estribillos; le sigue so"So appailed", óscura y angustiosa, otra de las cimas del disco, junto a Jay-Z; en "Devil in a new dress" lo inunda todo de gloriosas voces soul femeninas para acabar con un fantástico solo de guitarra setentero; "Runaway", con sus 9 minutos de duración es LA cumbre del disco, un clásico ya incontestable armado sobre 2 notas de piano, las mismas que utilizó Kubrick para ambientar la pesadilla urbana de Tom Cruise en "Eyes Wide Shut"; en "Blame Game" aparece John Legend para entregarnos una preciosa canción inundada al final de dañinos reproches. Para acabar, "Lost in the World", sacado de "Woods", un tema del  "Blood Bank EP" de Bon Iver se convierte en una monstruosidad de ritmo y autotune que enlaza con "Who will survive in América" , sobre un fragmento de spoken word de Gil Scott-Heron, donde se pregunta por el lugar que ocupa el hombre negro en Estados unidos hoy día.
Sin duda, resulta fascinante comprobar como el talento enorme de este hombre también le sirve para cuestionarse a sí mismo, ridiculizarse y de paso enriquecer su obra con un plus de sinceridad inhabitual en megastars.

4 comentarios:

Carol dijo...

Aloe Blacc ha sido mi gran descubrimiento del año, me encanta su increíble voz y el rollo retro que lleva recuperando lo mejor del soul. Un abrazo!

J Luís dijo...

Hola, Carol, si te ha gustado Aloe te recomiendo "My world" de Lee Fields, realizado con el mismo equipo de productores y músicos y también "The Lady Killer" de Cee Lo Green, probablemente la mejor colección de canciones soul-pop de este año.
Ah! feliz Navidad, Carol!

Viola Tricolor dijo...

Hola J Luís, he estado escuchando a roots y ce lo green y su música me encanta pero no me gusta nada el rap y el hip-hop asi que me los pongo pero al rato ya no aguanto más.
La que me ha encantado es Janelle, creo que sólo había escuchado cold war y la había dejado de lado. Aunque tiene cosas que no me gustan (las guitarras en algunos momentos o por ejemplo tightrope que me gusta mucho pero me la estropea la parte de big boi) en general está muy bien, mi preferida es locked inside.

Besos.

Jose Luís dijo...

Hola, Viola, entiendo que si no te gusta el rap te lo dosifiques. A mí me pasa algo parecido, sigo al género desde su nacimiento allá a mediados de los 70, pero los discos que me motivan y que poseo deben tener más fuerza en la música que en la palabra. En cambio el de Cee-Lo, que es más soul, me parece inagotable, de no parar de escucharlo. Janelle es un diamante, "Locked inside" me gusta mucho también a mí, me recuerda mucho a Monday Michiru.Si algo se puede reprochar al disco, quizá sería ese querer abarcar tanto. Por cierto, actúa mañana en la sala Apolo, después de suspender una actuación que tenía prevista hace un par de meses. No sabes lo mal que me sabe no poder ir, es una ocasión única para ver a alguien, en una sala preciosa y recogida, antes de convertirse en una megaestrella.
Besos desde JPD.